El activismo contra el odio no tiene edad. En el Día de la Resistencia Romaní nos reafirmamos en que todos somos parte de la solución. Incluso los mas pequeños están concienciados con esta lucha, desde la educación adecuada y unos valores que les hagan entender que todos somos iguales y que la discriminación es un problema a erradicar en el que tienen mucho que decir. Los niños y jóvenes gitanos cada vez son mas conscientes de sus derechos, y de que pueden aportar mucho en la tarea de luchar contra los delitos de odio y discriminación que por desgracia parecen repuntar contra el Pueblo Gitano en estos tiempos convulsos de Coronavirus.