El pueblo gitano lleva asentado en Europa desde hace casi mil años, y en España casi seiscientos: somos un pueblo europeo y español, y las mujeres y hombres que lo componemos contribuimos con nuestro esfuerzo, nuestro trabajo y nuestra cultura al mantenimiento de la sociedad en la que vivimos.

Sin embargo, cada día es mayor el racismo hacia los gitanos y la discriminación hacia nuestro pueblo, situación que se hace visible en la dificultades laborales, en los problemas de vivienda, en la educación segregada y en el día a día de muchas mujeres y hombres que sólo por ser gitanos se enfrentan al menosprecio, a la suspicacia y, en definitiva, a todas y cada una de las formas de discriminación que existen en la sociedad actual.

Desde la Federación de asociaciones de mujeres gitanas KAMIRA, queremos exigir a las Administraciones, a los colectivos y a la sociedad en general, el respeto debido a los derechos humanos, a nuestros derechos como personas libres e iguales, y, en definitiva, a nuestra capacidad como pueblo que cuenta con más de un millón de gitanos en España. Respeto y reconocimiento a nuestra Cultura, que, desde la diversidad, ha contribuido a hacer de nuestro país lo que hoy es, un Estado de Derecho en el que todos debemos tener cabida.

El día 8 de abril es el Día Internacional del Pueblo Gitano, y con ello tenemos la oportunidad de hacer visible el reconocimiento de los Roma-Gitanos y de nuestras aportaciones al mundo de la cultura, de la lengua y de la historia. También para poner de relieve nuestros valores y nuestras tradiciones, denunciando la permanente situación de discriminación que el pueblo gitano sufre.

Pese a lo anterior son muchas las voces que se alzan contra las situaciones de injusticia y discriminación, y muchas las respuestas que desde las instituciones y la legislación nacional e internacional se vienen dando para fomentar y concienciar sobre el respeto a la diversidad de las mujeres y hombres gitanos, de sus niños y sus niñas, de todos los que fueron y lucharon por obtener el justo respeto que tenían por el mismo hecho de ser personas.

Estamos convencidas que desde el trabajo conjunto y coordinado de las Administraciones y de la mano de los colectivos gitanos y de las organizaciones que luchan contra la discriminación, seremos capaces de salvar los muchos obstáculos que aún existen, y desde KAMIRA seguiremos trabajando por ese mundo mejor en el que no solo se respete nuestra diferencia, sino que se valore y se visibilice y la sociedad entera reconozca y se enorgullezca del pueblo gitano.

Somos un pueblo fuerte, curtido en las dificultades y orgulloso de nuestra esencia. Hoy es el día en que todos, gitanos y no gitanos, debemos reivindicar el necesario respeto a nuestra diferencia, y desde KAMIRA queremos decirlo alto y claro.