No cometas imprudencias, no arriesgues tu salud ni la de los demás, no provoques una sanción.

Quédate en casa salvo en casos muy especiales en los que está permitido circular bajo estrictas normas.

-Adquisición de alimentos a los supermercados
-Adquisición de productos farmacéuticos y de primera necesidad
-Asistencia a entidades financieras o centros sanitarios con consultas de urgencia o importantes.
-Ir a trabajar portando un justificante (certificado de la empresa, tarjeta de empleado…)
-Ir a cuidar de personas mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables. Es necesario justificarlo.